PLENILUNIO DE CAPRICORNIO

 18 de enero de 2022 · Hora plenilunio 00:48 h CET  23:48 h (17 enero) GMT

El signo de Capricornio forma parte de la Cruz Cardinal y del elemento Tierra. La Cruz Cardinal está relacionada con todos los comienzos. Es la cruz del impulso y la voluntad, cualidades que tienen que ver con esa energía activa y dinámica que nos impulsa a la acción a través de la voluntad.

El pasado plenilunio dijimos que a la cruz mutable se la relaciona con el aspecto personalidad en el ser humano. A la cruz cardinal se la relaciona con el aspecto espíritu y se refleja en el individuo común como voluntad y propósito para alcanzar sus metas individuales.

En el ser más evolucionado espiritualmente se manifiesta como voluntad al bien, es decir, una conciencia capaz de irradiar en su entorno aquellos principios en beneficio del mayor bien para el mayor número. Está formada por cuatro constelaciones, que se manifiestan en el hombre común como:

a. Aries: Voluntad de ser

b. Cáncer: Conciencia de masaç

c. Libra Voluntad de equilibrar o armonizar

d. Capricornio: Voluntad enfocada en la ambición

En Capricornio, la necesidad de materializar se expresa plenamente. La palabra clave para este signo es ambición. Ir tras un objetivo y materializarlo. En el individuo no evolucionado en conciencia, el impulso está dirigido a su ambición personal; la personalidad puede llegar a expresarse de manera egoísta, calculadora y dura. Sus intereses se enfocan para llegar hasta la cima y lo sacrifica todo por hacer realidad suslogros materiales. Esta dureza lo lleva a la cristalización y a través de crisis y duras experiencias empieza a darse cuenta de que los logros materiales no le satisfacen. Poco a poco a través de la interiorización y la reflexión emerge en la persona una nueva sensibilidad hasta que, a través de la luz de esa nueva conciencia, empieza a reconocer que la única ambición válida es trabajar a través de la acción correcta, pensando en el mayor bien para el mayor número. Su meta entonces es conseguir que la personalidad sirva de instrumento a energías más elevadas, la del reconocimiento de su ser espiritual, de manera que, progresivamente, la ambición personal se va transmutando en ambición espiritual.

El polo opuesto de Capricornio es Cáncer.

La energía de Cáncer representa nuestra experiencia humana como colectivo, representa el nido al que nos cuesta renunciar. La energía de Capricornio nos impulsa a individualizarnos y lograr nuestras metas, en un primer estadio como personalidad y posteriormente como almas.

Los regentes de Capricornio: Saturno es el regente exotérico y esotérico de Capricornio.

Esto se experimenta como una gran tensión entre dos vibraciones de energía, la del alma y la de la personalidad, pues a nivel de la personalidad la energía está focalizada en la ambición de poder y de éxito; en ese nivel nos relacionamos con los otros más desde las formalidades que desde nuestra verdadera esencia y eso entra en conflicto con los impulsos superiores. Saturno nos proporciona las pruebas y crisis a través de las que, como individuos y como humanidad, tenemos que pasar para seguir evolucionando como almas. Saturno, como Gran Maestro, nos guía en este proceso, nos enseña a arrodillarnos humildemente, a reconocer que los límites e impedimentos sólo existen a nivel de la personalidad y a verlos como oportunidades para responder a las energías más sutiles y elevadas hasta experimentar que la divinidad está en todo y en todos, y respondiendo a esa nueva luz poner el corazón al servicio de la humanidad.

La carta de este plenilunio nos permite darnos cuenta de aquellos patrones automáticos y cristalizados que impiden nuestra evolución en conciencia para poder llevar a cabo nuestra tarea de establecer correctas relaciones. Una oportunidad para reflexionar sobre los pensamientos y actitudes que alimentamos en nuestro vivir diario y con los que contribuimos conscientemente o no, y que ya no sirven al propósito de nuestra evolución como almas; así como la oportunidad de adoptar un punto de vista más flexible e incluyente, donde el corazón, la mente y la voluntad trabajen unidos, pensando en el mayor bien para el mayor número.

Lola Martinez. 18 de Enero 2022

REUNIÓN DE MEDITACIÓN LUNA LLENA DE CAPRICORNIO

“Estoy perdido en la luz suprema, y a esa luz doy la espalda”
“Que la ambición rija y que la puerta permanezca abierta”

Vemos que Capricornio, como signo de tierra, nos habla de la ambición del ser humano que se esfuerza para lograr sus metas. En la palabra ambición no hay nada malo ni negativo, es lo que nos ha conducido hasta el punto actual en el que, como humanidad, nos encontramos, por lo que el pensamiento simiente desde el punto de vista de la forma está cumpliendo su misión, pero ahora, que nosotros vamos respondiendo poco a poco al llamado del alma, debemos emplear esta “ambición” bajo la perspectiva de la aspiración que busca el mayor bien para todas las personas y reinos de la naturaleza. El progreso sólo puede darse si descendemos al valle del dolor, de la incertidumbre, del aquí y ahora, y volvemos a empezar, pero contemplando la vida desde el pensamiento simiente del alma: ¿Qué significa estar perdido en la luz y darle la espalda? Para mí la respuesta es sencilla y a la vez maravillosa. Es empezar a compartir esa luz con los demás, tal y como se comentaba en la pasada luna nueva. Además este compartir es gratis!!!

El hecho de pensar en el bien común, en cómo sería el planeta con una sociedad más armoniosa, colaboradora y participativa, no cuesta dinero. ¿Por qué no saludar amablemente? ¿Por qué no contestar con cortesía a alguien que pregunta porque está extraviado? ¿Por qué no ceder el asiento en el autobús o el metro? Son actitudes desinteresadas, que mejoran las relaciones y van sembrando las semillas de la buena voluntad. Todos, absolutamente todos, podemos llevar esa lamparita encendida, esa generosidad del alma que se extiende imparable sobre el planeta. Esta actitud supone un nuevo comienzo lleno de luz. Podemos tropezar, caernos e incluso dudar si estamos haciendo lo correcto, pero la luz del alma nos acompaña y, como la cabra, volvemos a subir la montaña, pero con un nuevo sentido de responsabilidad. Estamos aquí, en el planeta, y la influencia de este signo terrestre nos facilita las herramientas necesarias para compartir y cooperar.

Capricornio nos permite enfrentar el pasado y prepararnos para llevar adelante la tarea en el momento presente. En nuestras manos está el compromiso, nadie lo hará por nosotros. La tarea no es fácil, en sí misma es un reto, pero hay razones para la esperanza. La calidad de las relaciones que las personas sean capaces de establecer entre sí dará fuerza a la renovación de la sociedad, surgiendo alternativas, soluciones a los diferentes retos que enfrenta la humanidad; no es una utopía, es una realidad. Ninguna acción es infructuosa, por pequeña que sea, hecho que se ve reflejado en el trabajo que lleva adelante el Nuevo Grupo de Servidores del Mundo, compartiendo y respetando las idiosincrasias y necesidades de los diferentes grupos, personas.

Capricornio rige las rodillas, que simbolizan la humildad que nace del corazón que se compromete a colaborar y servir a la humanidad, retos que a todos nosotros se nos presentan, pero al avanzar en grupo, la cohesión interna del mismo es la fuente de energía que nos permite ser, en esta época, trabajadores útiles y necesarios.

Pepa Barea. 18 de Enero 2022

PLENILUNIO DE SAGITARIO

Sagitario forma parte de la Cruz Mutable, junto con Géminis, Virgo y Piscis. A la cruz mutable se la relaciona con la cruz de la personalidad porque en las primeras etapas del desarrollo nuestra conciencia está totalmente identificada con nuestros sentimientos, pensamientos y acciones que básicamente están centrados en una lucha por la supervivencia y la autoconservación.

 

Es la Cruz de la respuesta a los impactos de la vida, de la acción y de la reacción y es a través del contacto y de las relaciones que nuestra conciencia despierta poco a poco.A través de las relaciones con los demás y con el mundo vamos de una polaridad a otra, en función de lo que nos gusta y consideramos bueno, y lo que no nos gusta y clasificamos como malo o desagradable. Por lo tanto, durante toda esta etapa como individuos aprendemos las lecciones hasta que, llegado el momento, nuestra conciencia separatista empieza a transformarse en conciencia de grupo, a identificarse poco a poco con el alma y su propósito.

De esto se deduce lo inútil que resulta juzgar y culpabilizar, ya sea al entorno, a nuestros padres, a las circunstancias, al sistema… Cada uno está en el nivel evolutivo que le corresponde y desde ahí respondemos.

Y es a través de estas experiencias que podemos seguir avanzando. El Maestro D.K. en “Astrología esotérica” nos dice que: “La experiencia en la Cruz Mutable dura mucho tiempo y es a través de muchas encarnaciones que la conciencia instintiva va dando paso al intelecto y a breves contactos con el Yo superior. Es la cruz de la experiencia en la que está la mayoría de la humanidad..”.

Quizás si no tenéis planetas en signos o casas mutables penséis que esto no va con vosotros. Va con todos, porque hablamos de energías, de vibraciones que en función del desarrollo de nuestra conciencia estamos capacitados para captar o no captar. Y si nuestro instrumento o personalidad, al igual que un aparato de radio, sólo sintoniza con un tipo de frecuencia, no podrá captar vibraciones con frecuencias más altas aunque estén disponibles.

Experimentamos en todos los signos. Lo que ocurre es que en este estadio o etapa, las energías que afluyen a través de la Cruz Mutable tienen un efecto más poderoso pues esas son las que captamos, hasta que el alma llega a ser más activa en la personalidad y nos hacemos más receptivos a otro tipo de energías, aquellas que provienen de la Cruz Fija.

Pero lo aprendido en la Cruz Mutable lo llevamos con nosotros, lo hemos incorporado a nuestra conciencia y tendrá posteriormente sus efectos. Cada cruz emite un tipo de vibración y captarlas o no depende del punto de evolución de nuestra alma.

Ahora nos centraremos en Sagitario, el signo mutable de este plenilunio:

Sagitario: En la primera etapa demuestra sus instintos egoístas y aunque su trato sea amistoso y bondadoso, lo hace porque desea la popularidad; básicamente está concentrado en lograr lo que desea desde el nivel de la personalidad. Pero las lecciones de la vida se van aprendiendo y llegará un momento que sus objetivos apuntarán a metas más elevadas relacionadas con su Yo superior. Pues Sagitario, una vez ha evolucionado, es un signo de búsqueda inquebrantable de la verdad y de conocimiento espiritual. Si bien, a menudo, puede que apunte demasiado alto con un exceso de idealismo desanclado de la realidad o encerrado en viejos paradigmas filosóficos que están cristalizados y que ya no se corresponden con la realidad.

El signo opuesto es Géminis: En esta primera etapa el sentido de la dualidad es instintivo, es arrastrado de un lado a otro por la duda y no tiene sentido de la proporción. Unas veces la razón prevalece sobre los sentimientos y otras veces las emociones son más fuertes que el intelecto. A través de las experiencias sufridas va cambiando su sentido de la realidad, hasta que llega a ser consciente de su Yo superior a través de un tenue destello de la intuición.

En esta polaridad formada por ambos signos se produce una confrontación entre el conocimiento concreto y racional, y una visión más amplia y superior.

Los regentes de Sagitario son: Júpiter a nivel exotérico y la Tierra a nivel esotérico. Todo lo percibido en los planos superiores ha de ser bajado a la Tierra para materializarse; de lo contrario nos perderemos en ideas vanas y fantasiosas.

¿Y cómo facilitamos la precipitación de la sabiduría superior a nuestra conciencia? Pues mediante la práctica de la meditación en la que aprendemos a conectar con nuestro Yo superior.

En la carta del plenilunio se forman dos figuras: una con su vértice apuntando a la Luna en el signo de Géminis sugiriendo la necesidad de controlar nuestra mente si queremos llegar a una determinada meta. Hay otra figura que se proyecta como por debajo o sombra de ésta, indicando un tipo de energía que se adapta a las circunstancias con rapidez y que en este caso apunta el Nodo Norte también en Géminis. Ambas figuras son muy dinámicas.

Adaptarse no significa dejarse manipular, sino reconocer que todo es movimiento y nada permanece. (Afortunadamente esa energía es la que nos permite avanzar, la no permanencia en estados cristalizados). Y dado que el signo de Géminis es un signo de relaciones, quizás como primer paso del Nodo Norte, podríamos enfocarnos en establecer unas correctas relaciones, con nuestra alma, con los demás y con todos los reinos del planeta.

Marte en Sagitario opuesto al Nodo es el guerrero que lanza la flecha para facilitar nuestro objetivo.

Lola Martínez. 19 de Diciembre 2021

REUNIÓN DE MEDITACIÓN LUNA LLENA DE SAGITARIO

“Veo la meta. Alcanzo esa meta y luego veo otra”

Este signo tiene que ver con la mente y las leyes que la rigen. Prestar atención a los pensamientos que tenemos a lo largo del día puede darnos una idea exacta de cuál es nuestro estado, dónde enfocamos nuestra energía, recursos y habilidades. La mente tiene que controlar el deseo y la ambición personal, y transformarlos en herramientas a nuestra disposición para alcanzar el objetivo fijado. Esta tarea exigirá de nosotros paciencia, perseverancia y sentido del humor, haciendo florecer, a su debido tiempo, la intuición, esos destellos de luz que iluminan los problemas y sus posibles soluciones.

 

La mente responde a los estímulos externos a través de los cinco sentidos y por medio de ellos elabora, analiza, preserva y conserva al individuo. Este es un aspecto positivo que nos ayuda a progresar y hace que nos sintamos seguros. Gracias a la mente estamos aquí y ahora.

Pero si avanzamos en la investigación, podemos ver que hay algo más en la mente que lo anotado en el párrafo anterior. Yo diría que, a lo largo del día, no somos “conscientes” de la diferencia que hay entre el pensador, el pensamiento y el mecanismo.

El instrumento se identifica rápidamente: el cerebro con sus neuronas, sinapsis y estímulos eléctricos. El pensamiento es el producto de estas sinapsis, relaciones, conexiones, pero ¿quién piensa? ¿Quién elabora, crea las ideas? La respuesta surge automática: Yo!!! Y si soy yo quien piensa, ¿por qué me dejo arrastrar por las corrientes de pensamiento, por las divagaciones y poco consistentes razones?

La persona, como ente pensante, tiene la responsabilidad de utilizar su instrumento –la mente- con entendimiento y sabiduría. Alguien puede preguntarse, ¿pero cómo lo hago? Es bien sencillo, pero llevarlo a la práctica necesita de nuestras habilidades, como las indicadas anteriormente.

Como vemos, en este signo se controla el pensamiento y la palabra, recordando por mi parte, el proverbio árabe: “Las palabras de la lengua deberían tener tres porteros”.

Antes de que las palabras hayan franqueado la primera puerta, el primer portero pregunta: ¿Es verdad eso?

La pregunta hará contener gran parte del torrente que se dispone a salir. 

La corriente atraviesa ese obstáculo y el segundo portero pregunta: ¿Es amable lo que vas a decir?

La brava corriente se empieza a debilitar, llegando al tercer portero que dice: ¿Es necesario?

Entonces, llegados a este punto, es posible que sobren las palabras.

Estos tres guardianes deben permanecer en alerta constantemente, pues la crítica destructiva, las descalificaciones, las envidias, las murmuraciones a expensas de otra persona para nuestro propio beneficio, sólo sirven para engordar nuestro ego y molestar a los demás.

Debemos ser muy cuidadosos de no lastimar con nuestras palabras, con nuestros pensamientos a las personas con las que nos relacionamos porque, en definitiva, todos hacemos lo que podemos.

Es la aproximación a la inofensividad, que nos pone a prueba en el momento más inesperado, que nos recuerda la corrección tanto hacia nosotros mismos como con los demás.

En consecuencia, nace el silencio. El pensamiento se ha controlado y sólo se dice aquello que es necesario.

Ahora, como arqueros, podremos guiar nuestro caballo, la personalidad, hacia alguna tarea específica, dirigir la flecha del pensamiento hacia el punto deseado, apuntando con determinación hacia una meta concreta.

Las energías de sagitario nos conceden la cualidad de tener una visión de la lejana meta y de tornarla, por así decirlo, accesible, por lo tanto, empleemos nuestras habilidades y recursos en alcanzar la meta.

Pepa Barea García. 19 de Diciembre 2021

PLENILUNIO DE ESCORPIO

El signo de Escorpio recibe la energía de la cruz Fija y del elemento Agua, lo que nos lleva a deducir que la fuerza de este signo reside en el control y transmutación de su mundo emocional. Cada uno de los arquetipos zodiacales responden y personifican un propósito que tenemos que tratar de integrar.

Cuando la conciencia del nativo de Escorpio no ha evolucionado lo suficiente, tiende a relacionarse desde su naturaleza inferior, es decir, con resentimiento, agresividad y una ambición desmedida. Su voluntad está enfocada al deseo, su amor se vuelve posesivo y su actividad está enfocada de manera personal y egoísta. A medida que la persona avanza en conciencia irá enfrentando todo eso a través de diferentes reencarnaciones hasta transmutar el deseo egoísta en aspiración al bien común, el amor posesivo en correctas relaciones y la voluntad separatista en actividad inteligente. Conseguirlo no es tarea fácil pero el nativo de este signo dispone de una gran fuerza interna que lo conducirá hacia el propósito de su alma.

Los planetas regentes de Escorpio:

Marte es una energía orientada a la acción. Cuando Marte actúa sólo a nivel de la personalidad como regente exotérico actúa orientado por el deseo a los resultados, lo que lo mantiene atrapado en el deseo materialista. Pero la acción también es el medio para conseguir resultados más elevados y nobles, así que, Marte a nivel esotérico actúa simplemente sin que importen los resultados.

Krishna dice en el Bhagavad Gita: “Tienes derecho a actuar. No evites nunca la acción. No actúes por los resultados. No manipules tus acciones. No te apegues a los frutos de la acción. Una acción así te libera de los tres mundos (mental, emocional y físico)”.

Tras el descubrimiento de Plutón se le asignó a este planeta la regencia exotérica de Escorpio. Un planeta transpersonal como regente de la personalidad. La energía de Plutón tiene que ver con la voluntad, el propósito y con la transformación. Quizás es el detonante que necesitamos como aspirantes en el camino: enfocar nuestra voluntad hacia un propósito para nuestra evolución en consciencia que nos ayudará en esa transformación interna.

La polaridad Tauro – Escorpio

El eje Tauro-Escorpio forma parte del eje de posesiones y por lo tanto del deseo, pues para poseer algo hay que desearlo. A menudo se confunde voluntad con deseo. Pero nada tienen que ver. La voluntad sirve al propósito de vida, mientras que el deseo es sólo un saciarse egoísta de nuestra personalidad. A medida que evolucionamos en consciencia el deseo en Tauro se convierte en aspiración espiritual en Escorpio. La oscuridad de la experiencia en Escorpio se convierte en iluminación en Tauro.

Hay mucho dinamismo en la carta de este plenilunio representado por esos aspectos rojos que invitan a la acción; convertir esa actividad en una acción autoconsciente y autotransformadora abandonando los viejos patrones que limitan nuestra creatividad, depende de cada uno de nosotros.

La energía de Marte es poderosa al estar en su propio signo. La inquebrantable voluntad, la persistencia y el instinto de conquista de Marte que están magnificados en Escorpio, pueden resultar útiles en la conquista de nuestra naturaleza inferior o triple personalidad, actuando en esa autotransformación interna y poder llegar a conseguir el éxito hacia los mundos subjetivos. La muerte de la forma y el nacimiento de la conciencia es el trabajo de Marte en Escorpio. Esto está muy bien reflejado en el octavo trabajo de Hércules. Cuando ocurre dicha muerte, el alma empieza a ascender, dejando atrás las emociones del agua pantanosa en las que se nutre la Hidra en cada uno de nosotros.

Todos somos conscientes de la necesidad de tender puentes, entre individuos, familias, naciones… y a menudo nos olvidamos del más importante, el de tender un puente hacia nuestra alma, primer paso para poder evolucionar como las chispas divinas que somos.

Lola Martinez. 19 Noviembre 2021

REUNIÓN DE MEDITACIÓN · LUNA LLENA EN ESCORPIO

“Guerrero soy y salgo triunfante de la batalla”

La meta que, como humanidad, tenemos por delante es el establecimiento de correctas relaciones con los principios espirituales y con el medio ambiente.

Como se ha comentado en las características del signo, tenemos que tener en cuenta que la cruz fija impele a la persona a seguir adelante, a buscar la luz. Vemos que el deseo por cosas materiales está transformándose en una aspiración más elevada, buscando el mayor bien para los demás, con una actitud más generosa e inclusiva.

Escorpio nos proporciona las crisis necesarias para conseguir ganar la batalla, que se convierte en una aventura espiritual. Hecho que se ve reflejado en el pensamiento simiente, que es optimista y nos dice que obtendremos la victoria si estamos dispuestos a luchar.

Esta lucha pone a prueba nuestra voluntad, que de forma muy concreta y a la vez sutil, las vemos en las tres pruebas que todos debemos enfrentar y superar.

Estas tres pruebas son triples y se caracterizan por:

A nivel físico:

— Sexo: puede ser egoísta o enfocado con corrección. Es conseguir una relación equilibrada y correcta entre los pares de opuestos. La pasión hay que encauzarla, dirigirla hacia fines más elevados y altruistas.

— Bienestar físico: condiciones de vida “cómodas” que tienden a frenar la búsqueda de nuevas realidades.

— Dinero: puede ser acaparado con egoísmo y avaricia o bien ganarlo con honestidad.

A nivel emocional:

— Temor: prácticamente condiciona toda la vida del ser humano. Fantasmas que atormentan, tales como miedo al fracaso, a lo desconocido, a la vejez, a la muerte.

— Odio: este factor puede limitar todas las relaciones entre las personas.

— Ambición: el deseo de poder, de tener lo que se desea a cualquier precio. Condiciona todos los objetivos que el hombre pueda tener. Este deseo de dominio causa estragos y es fuente de inestabilidad.

A nivel mental:

— Orgullo: es una satisfacción intelectual, que llega a mirar a los demás con condescendencia y desprecio.

— Separatividad: es mantener una actitud aislada, barrera para las correctas relaciones grupales.

— Crueldad: sentirse un instrumento de poder porque se tiene lo que se quiere, se sabe cómo conseguirlo y cómo obligar a los demás a servirnos, a que estén a nuestra disposición.

También se dice que Escorpio es destructor. La destrucción de la forma es necesaria para transformar, para liberar la vida que la contiene. El crecimiento, el progreso y el perfeccionamiento se dan gracias a esta lucha constante.

Siempre hay conflicto, lucha, pero cuando conseguimos, con valentía y determinación, elevarnos por encima del deseo personal, descubrimos la esencia del espíritu que nos impulsa a regresar a la casa del padre como lo hizo el hijo pródigo, pero lo hacemos como guerreros que, llenos de cicatrices, sinsabores, disgustos y también alegrías, se olvidan de su propio dolor y buscan la manera de que su experiencia y veteranía pueda ayudar a otros.

Pepa Barea García. 19 Noviembre 2021

Descargar pdf

PLENILUNIO DE LIBRA·EL SIGNO DE LIBRA

Libra pertenece a la cruz cardinal, la cruz del impulso y la voluntad y al elemento Aire, que está vinculado con el plano del pensamiento y las relaciones.

El glifo de este signo representa el brazo horizontal de la balanza. El equilibrio de los dos brazos de la balanza hace que las dos fuerzas opuestas se unan en el centro.

Hablar de Libra es hablar de equilibrio, de belleza, de armonía, cualidades a las que aspiran los nativos de este signo a través de las relaciones con el tú. A medida que el nativo de Libra evoluciona espiritualmente se hace consciente de que esas cualidades ya están en su interior y de que forman parte de su esencia; el otro ya no está fuera, también es su propia alma, entonces una vez aprendida la lección de que el camino es de adentro afuera, Libra puede irradiar esa armonía a su entorno. La energía de Libra nos permite acceder a ese punto de estabilidad entre el deseo personal material y el amor espiritual.

Se nos dice de este signo que simboliza el estrecho sendero del filo de la navaja que recorre el individuo entre los pares de opuestos y que para recorrerlo sin peligro es necesario desarrollar el sentido de los valores y el poder para utilizar con acierto la facultad discernidora de la mente.

Existe una polaridad Aries-Libra, que como en todos los opuestos, forma parte de la misma energía, aunque se expresa de forma diferente. Integrar esta polaridad en el Eje de encuentro, es ir del yo al tú y requiere de toda la voluntad de la cruz cardinal. Ir al encuentro del otro es ir también al encuentro con nuestra propia conciencia, nuestra alma y permitir que ese intercambio nos llene de armonía y de belleza.

Al integrar las cualidades de Aries, Libra incorpora empuje y determinación para ir tras su ideal de perfección. Aries, por otro lado, se beneficia al integrar las refinadas cualidades de Libra.

Los planetas regentes de Libra son Venus y Urano

A través de Venus, Libra tiene la capacidad de focalizarse en la belleza de la forma, lo que produce una reestructuración de los niveles psíquicos, una vibración que facilita la transformación de la naturaleza inferior y el deseo se convierte en aspiración.

Otro aspecto de Venus consiste en adquirir conciencia de grupo; la conciencia de grupo no se puede desarrollar por sí misma, sino que se desarrolla a través de experimentar esas cualidades de Amor, Armonía y Belleza…

Urano, como regente esotérico, facilita las relaciones grupales y el sentido de fraternidad. A través de Urano el pensamiento universal penetra en la conciencia de Libra y produce el reconocimiento de los valores más elevados; la persona percibe el equilibrio en el que cada cosa ocupa su sitio y realiza su función, y que todo lo manifestado es necesario para la evolución, tanto en su aspecto positivo que llamamos bien como en su aspecto negativo que llamamos mal.

La carta de este plenilunio se nos presenta como una hermosa sinfonía llena de color, en el que el aspecto voluntad (conjunción Sol-Marte en aspecto a Plutón y Luna), el aspecto búsqueda (Mercurio-Venus-Urano) y materialización (Saturno-Mercurio-Nodo Norte) se equilibran ofreciéndonos un espectáculo de Armonía y Belleza.

¿Dónde nos enfocamos para facilitar la expresión del alma y mediante la voluntad materializar nuestra aspiración?.

Lola Martínez. 20 Octubre 202

REUNIÓN DE MEDITACIÓN LUNA LLENA EN LIBRA

“Elijo el Camino que conduce entre las dos grandes líneas de fuerza”

“Que se haga una elección”

El signo de Libra se nos presenta siempre como un signo de equilibrio, pero podemos preguntarnos, ¿qué es lo que se equilibra?.

Si nos fijamos, la nota clave de la forma es un mandato claro: “Que se haga una elección”. Es a partir de ese momento que el principio del conflicto adquiere protagonismo en nuestra vida.

La Humanidad es el reino de la naturaleza que sufre el conflicto: constantes golpes, contragolpes, tirones y propósitos opuestos que rompen la integridad de cualquier persona y la hacen sufrir.

Tomar una decisión implica elegir algo y dejar de lado otra cosa, pero para hacerlo necesitamos analizar, estudiar, sopesar, observar, discernir… lo que significa que estamos empleando la mente de manera definida, con la intención de encontrar una alternativa, una respuesta.

Son momentos que experimentamos como crisis severas que, en sí mismas, representan la oportunidad de mejorar, de avanzar y no estancarse. No puede uno retrasar la decisión, hay que enfrentarse, plantarle cara.

Es a partir de ese instante que los platillos de la balanza de libra se equilibran porque se ha hecho la elección.

Ahora hay que ponerla en práctica, se ha resuelto el conflicto. La distribución interna de las fuerzas está controlada, y la sensación de equilibrio, de coherencia, es muy real.

El signo de Libra rige tres aspectos fundamentales: la ley, el sexo y el dinero.

La ley ha de emplearse con sensatez, con discernimiento, apartándose de prejuicios e intereses creados.

El sexo, que se ha utilizado para la continuación de la vida, ha de enfocarse desde la correcta relación con la otra persona.

El dinero que nos sirve para mantenernos y pagar las facturas, lo debemos emplear con inteligencia, sabiendo que es un medio en sí mismo y no un fin.

Cuando comenzamos a ver la vida bajo esta nueva perspectiva es porque tenemos un faro encendido que nos señala el camino, es la luz del alma. Entonces, bajo su luz, podremos obtener respuestas a nuestras dudas, inquietudes, preguntas y anhelos, llegándonos la intuición y la correcta decisión, y empezaremos a emplear la nota clave de del alma con responsabilidad, nobleza y solidaridad.

Pepa Barea García. 20 de Octubre 2021

PLENILUNIO EN VIRGO · EL SIGNO DE VIRGO

Virgo pertenece al elemento Tierra, que tiene que ver con el sentido práctico y la capacidad para materializar y a la Cruz Mutable, la cruz del intercambio y de la búsqueda de conocimiento.

Virgo representa a la Virgen Madre que nutre al principio Crístico, el alma. En Virgo nos encontramos con el deseo espiritual y la etapa del despertar del alma.

Virgo se relaciona con la persona eficiente y humilde, que no necesita del reconocimiento social, como Leo necesitaba, pues lo que le importa es hacer bien su trabajo. Su satisfacción interna se basa en ser útiles a los demás prestando un servicio desinteresado a quienes lo necesiten. Virgo necesita controlar las situaciones para que nada se le pase por alto, no le gusta dejar nada al azar así que se concentra mucho en los detalles; es muy perfeccionista, y tiene una gran capacidad de análisis y de síntesis; es metódico y ordenado, con un gran sentido del deber y de la responsabilidad de ahí que se les considere personas muy prácticas. Pero también puede ser muy crítico y caer en manías. El Virgo evolucionado espiritualmente comprende que el perfecto orden que existe en la naturaleza proviene de un orden superior, de algo que es origen de todo lo creado.

Virgo y Piscis forman parte del eje de existencia, ambos signos se equilibran mutuamente cuando se hacen conscientes de las cualidades de su opuesto. El temperamento sensible y fluido de Piscis se estabiliza gracias a Virgo, a través del cual logra introspección mental y análisis crítico. El exceso de racionalidad de Virgo se compensa por la fluidez de Piscis.

 

 

Los planetas regentes de Virgo son Mercurio a nivel exotérico y la Luna a nivel esotérico.

Mercurio da profundidad y rigor a las ideas del nativo de Virgo y las hace accesibles para que los demás las entiendan. Mercurio, como mensajero de los dioses, es el mediador entre el alma y la personalidad y nos ayuda a construir ese puente entre la personalidad y el alma, o Antakarana. La Luna actúa como madre cuando rige a Cáncer, pero como regente del alma de Virgo representa a la Madre Espiritual.

En la carta de este plenilunio se nos muestra, como en el segundo plenilunio de Leo, un gran triángulo en signos de aire, pero el elemento Tierra también está implicado ya que el Sol está en Virgo formando parte de la figura a través de su conjunción con Marte.

Una palabra clave para un Sol en Virgo es “yo analizo”, podemos utilizar esa fuerza de nuestra mente para reflexionar sobre la manera de servir mejor en nuestro entorno, a la humanidad, a nuestra alma… Saturno, nuestro gran maestro que también está implicado en la figura, nos insta a que mediante el esfuerzo grupal tomemos decisiones responsables e inteligentes, fundadas en los correctos valores a través del correcto sentimiento y pensamiento lo que nos llevará a la correcta acción, en definitiva, a enraizar unas correctas relaciones humanas aquí en la tierra.

Lola Martínez. 21 de Septiembre 2021

REUNIÓN DE MEDITACIÓN LUNA LLENA EN VIRGO

“Yo soy la Madre y el niño. Yo, Dios, soy la materia”

“Y el Verbo dijo: Que reine la materia”

La materia proporciona lo necesario para que expresemos las cualidades mentales, emocionales y físicas, a la vez que oculta a la eterna divinidad.

Esta dualidad, espíritu/materia está destinada a trabajar en equipo, aquí, en la tierra.

Nada permanece estático, la interacción, incentivada por el genuino de deseos, va produciendo los cambios necesarios para que la Vida se exprese.

Poco a poco, aquella persona que camina bajo la luz de su alma empieza a comprender débilmente el propósito por el cual existe la

vida de la forma. Primero recapacita y se da cuenta que el deseo material, en su más amplia concepción, la está llevando por caminos que exigen más deseos, los cuales no llegan a satisfacer plenamente.

Este reconocimiento causa una crisis en la vida del trabajador espiritual que le hace cuestionar el sentido de cuanto hace, piensa, habla, siente. En esos momentos de atenta observación, nace del corazón una luz, una vocecita que le dice que no está solo, que le acompaña y es, a partir de ese instante, que la persona sabe que, simultáneamente es Dios y es materia.

Ahora está en condiciones de hacer las cosas de distinto modo, de enfrentar la vida desde una nueva perspectiva. Se produce una reorientación voluntaria de las energías de la personalidad a favor de la comprensión del bien común, a participar, a colaborar de forma activa y con sentido común para ir sembrando las semillas de la buena voluntad, allá donde se encuentra.

Aquí podría decirse que la oración que decimos en la meditación, en la fusión de grupo, simboliza plenamente el pensamiento simiente de Virgo:

“Soy uno con mis hermanos de grupo

Y todo lo que tengo les pertenece,

Que el amor que hay en mi alma, afluya a ellos,

Que la fuerza que hay en mí les eleve y ayude,

Que los pensamientos que mi alma crea, les alcancen y animen”

Este mantram recoge en sí mismo el trabajo que tenemos que hacer todos los que aspiramos a que la tierra sea un lugar armonioso, acogedor, alegre y participativo.

Ahora podemos ver que cuanto hacemos se convierte en un acto de servicio.

La meditación, por un lado, es un medio extraordinario para la creación de las formas mentales que debemos poner en actividad en el plano externo y, por otro lado, nos permite mantenernos en sintonía, armonía con nuestra alma.

En esta labor dual queda demostrado el olvido de uno mismo, donde sólo es importante el bien del grupo mayor.

En consecuencia, la actividad diaria es contemplada como contribución, como expresión de la vivencia interna, como irradiación de las cualidades del corazón. Hay que tener en cuenta que esta coordinación interna/externa es la pieza fundamental para llevar adelante el servicio.

Pepa Barea. 21 de Septiembre 2021

LUNA AZUL·SEGUNDO PLENILUNIO DE LEO

Comentamos en el pasado plenilunio que tendríamos dos lunas llenas en el signo de Leo. La primera fue el 24 de julio y la de hoy 22 de agosto y que esta segunda luna llena se la conoce como la «luna azul». Una luna azul en un mismo signo es una tremenda amplificación de esa fuerza zodiacal. Seguramente para aquellas personas Leo, o con Ascendente Leo o con planetas en el signo de Leo toda esta afluencia de energía no habrá pasado desapercibida. Una reflexión de como han sido nuestras relaciones internas y externas durante todo este periodo nos ayudará a darnos cuenta de dónde estamos y que hacer para seguir avanzando en nuestro desarrollo.

Comentamos también las cualidades de este signo en el plenilunio anterior. Hoy queremos hacerlo desde otra visión, desde la mirada arquetípica de los mitos. Tenemos varios mitos que reflejan las cualidades de este signo solar. Mirándolo desde el punto de vista exclusivamente de la personalidad, podemos verlo reflejado en el mito de Narciso que nos dice:

“Al nacer Narciso, el adivino Tiresias le realizó una profecía, la de que llegaría hasta viejo si no se contemplaba a sí mismo. Narciso creció hasta convertirse en un joven tan bello que las muchachas se inflamaban de amor por él, amor al que Narciso nunca correspondió. Incluso la ninfa Eco lo dejó indiferente, hasta que ésta finalmente se consumió de tristeza, sólo quedó su voz y únicamente era capaz de repetir las últimas sílabas de lo que se decía. Las jóvenes rechazadas pidieron venganza a la diosa Némesis por este desprecio hacia ellas y su amor. Némesis las escuchó y llevó a Narciso después de una partida de caza, a refrescarse a una fuente. Narciso se enamoró rápidamente de su imagen reflejada en el agua, y quedó encadenado a su imagen, el inaccesible objeto de su amor, hasta que fue languideciendo. Incluso durante su travesía al reino de los muertos intentaba todavía ver su reflejo en las aguas del Estigia. Se dice que en el lugar de su muerte creció una flor, el narciso”.

Este mito deja ver claramente la vanidad y orgullo leoninos cuando funcionamos únicamente a nivel de la personalidad. Desde ese nivel no avanzamos, no hay crecimiento interno ni desarrollo posible, porque la personalidad sólo es el medio o vehículo para que el alma se exprese. Leo en su primer estadio de desarrollo, al igual que Narciso, a menudo se queda en el mundo de las apariencias. Pero la meta para Leo y para todos nosotros es el reconocimiento de nuestra esencia divina. La autocomplacencia leonina se convierte en autoconciencia a medida que pone su ardor y nobleza al servicio de los demás, y en ese olvido de sí mismo avanza hasta integrar las energías del signo opuesto, Acuario.

En la carta de este plenilunio vemos una gran figura triangular en signos de Aire, que sugiere un gran talento disponible en el mundo de las ideas ya que la mente está muy activa e indica la necesidad de encontrar una tarea con sentido y una forma de expresión adecuada.

Así que, parte de la tarea de esta figura es el desarrollo de una voluntad creativa para realizar proyectos con sentido. Este proceso iluminador va surgiendo a través de nuestros esfuerzos en el recto pensar, las correctas relaciones, la meditación y viviendo una vida en armonía a nivel interno y externo. Todos nosotros hemos iniciado el viaje de retorno, de lo contrario estaríamos contemplando nuestra propia imagen en las aguas del estanque. Pero estamos aquí participando desde el amor del corazón, eso es buena voluntad en acción y servicio grupal.

Lola Martínez. 22 de Agosto 2021.

REUNIÓN DE MEDITACIÓN 2ª LUNA LLENA DE LEO

“Yo soy Ese y Ese soy Yo. Que otras formas existan, Yo rijo”

Muchas personas están convencidas de que han de satisfacer sus propios deseos y buscan convertirse en el centro de atención.

Pero también es cierto que hoy en día son muchos los ciudadanos que son inteligentes, educados, que buscan crear una vida mejor, empleando sus habilidades y capacidades para salir adelante. Esto significa que la mente está actuando con discernimiento porque está estableciendo un programa de vida bien definido, organizado, demostrando una buena integración de los vehículos físico, emocional y mental. Pero hay que dar un paso adelante, ya no es suficiente reconocerse como el Yo individual y auto-centrado, es fundamental orientarse hacia los demás.

Como decíamos en la luna llena pasada, el tú marca el punto de referencia para el yo, señala el límite que no se debe traspasar. Entonces podemos comprender a Leo, pues su opuesto, Acuario, da sentido al Yo soy.

Para que este Yo soy se transforme en Ese soy yo, debemos entrar en nuestro interior, enfrentarnos con nosotros mismos y ver qué podemos hacer, con qué recursos contamos, qué habilidades tenemos y cuáles son nuestras debilidades, entonces podemos apreciar el progreso.

Ahora estamos en condiciones de comprender que la vida tiene sentido cuando se comparte. Cada día estamos aprendiendo las lecciones del equilibrio, del sacrificio, de la renuncia, de la incertidumbre, esto nos prepara para empezar a entender dolorosamente la lección de que el egoísmo ha de desaparecer y hacer un hueco a la colaboración, a la aceptación de las otras personas y buscar el bien del grupo mayor.

Y esta búsqueda del bien grupal la vemos reflejada en la labor que, de forma tan generosa, llevan a cabo las ONG’S, las diversas organizaciones y grupos de voluntarios en todo el mundo.

Hay razones para la esperanza, para que el pensamiento simiente del alma sea una realidad alegre, creadora, generosa y radiante en este planeta.

De todos nosotros depende empezar a ponerla en práctica.

Pepa Barea. 22 de Agosto 2021

PLENILUNIO DE LEO · SIGNO DE LEO

Tendremos dos lunas llenas en el signo de Leo. La de hoy 24 de julio y la del 22 de agosto. Esta segunda luna llena se la conoce como la «luna azul». Una luna azul en un mismo signo es una tremenda amplificación de esa fuerza zodiacal.

El signo de Leo pertenece al elemento Fuego y a la cruz fija. Los signos fijos tienen que ver con la estabilidad, mientras que el fuego representa la luminosidad y la expansión.

A los nativos de este signo les gusta guiar, proteger y gobernar a la gente. La energía de Leo es esencialmente noble, directa y amorosa. En el aspecto inferior se puede manifestar como conquista y una necesidad de logro para conseguir la admiración de los demás.

El Leo evolucionado en cambio es consciente de su fuerza interna y de su propio potencial creativo, conoce el significado y el propósito de su vida, muestra interés por los demás, e irradia alegría de vivir sobre su entorno. Su conciencia espiritual es capaz de una gran expresión y puede ser un líder dinámico, un pionero en nuevos campos del esfuerzo humano y también un centro magnético de un grupo ya sea un grupo pequeño o amplio, como es una nación. Su atención se centra cada vez más en servir y ayudar a sus semejantes, integrando así la conciencia de grupo de Acuario, el signo opuesto. La conciencia separativa individual se trasforma en conciencia grupal en Acuario. Su sentido de responsabilidad, la comprensión y la sensibilidad le conduce a ese estado de autoconciencia inclusiva.El deseo de servir y de hacer algo para mejorar las condiciones del mundo se intensifica. El corazón y la mente cooperan. Leo está íntimamente relacionado con la expresión del corazón: compasión, generosidad, coraje e iluminación.

El objetivo de nuestro actual sistema solar es el desarrollo del principio cósmico de Amor-Sabiduría.

Leo está gobernado por el Sol tanto a nivel exotérico como esotérico. La misma energía rige a la personalidad y al alma, pero su vibración incide de forma distinta. El Sol cuando sólo actúa a través de la personalidad le da a Leo una naturaleza controladora, con esa voluntad de conquistar y dominar. A nivel del Yo Superior el Sol le otorga autodeterminación y le permite expresar la Buena Voluntad en todas sus creaciones y relaciones e irradiar alegría desde el Amor del corazón, pensando en el mayor bien para el mayor número.

 

La carta de este plenilunio nos muestra un rectángulo de excitación formado por Sol-Júpiter, la conjunción Luna-Plutón, y la conjunción Venus-Marte, que va del cuadrante del impulso al cuadrante del pensamiento. Nos da el impulso para avanzar desde el desarrollo de la conciencia individual hacia una conciencia más universal apoyados por la energía transformadora de Plutón que pondrá de relieve aquello que necesita ser transmutado o eliminado de nuestra personalidad para seguir avanzando en nuestro desarrollo en conciencia.

El elemento fuego tiene que ver con el intelecto, y en parte la fuerza de Leo es el poder de manas o mente, que nos impulsa hacia el autoconocimiento, la autopercepción y el pensamiento positivo.

Podemos optar por prestar servicio al colectivo, actuando desde la cualidad compasiva del corazón, o ignorarlos, expresando entonces un mal uso de la Voluntad al bien.

Saturno hace trígono al Nodo Norte. Sabemos que Saturno tiene que ver con la seguridad y un aspecto de trígono puede crear cierta inercia, pero a otro nivel también nos ofrece la oportunidad de vencer nuestros miedos y limitaciones para seguir avanzando en nuestro camino de desarrollo espiritual.

Mercurio está en aspecto de trígono con Mercurio, ambos en signos de agua sugiriendo quizás la necesidad de refugiarse en un mundo de fantasía para contrarrestar toda la tensión que actualmente vivimos como humanidad. Pero los retos de la vida sólo pueden superarse con voluntad y con una clara conciencia, y eso depende de la capacidad de afrontar las situaciones que nos llegan.

Lola Martínez. 24 de julio 2021

“Solo podemos alcanzar una dimensión superior de conciencia a través de la fuerza mágica del corazón” (D.K.)

REUNIÓN DE MEDITACIÓN LUNA LLENA DE LEO

“Yo soy Ese y Ese soy Yo.”

En el signo de Cáncer vimos que las personas toman conciencia de sus orígenes y de su pertenencia ya sea a una familia, colectivo, nación. Ahora, en Leo, han de aprender a desarrollar y transformar la personalidad.

El ser humano sabe que es un ser diferente de los demás y que tiene conciencia individual, pero hay que dar un paso adelante

y empezar a dejar atrás las ataduras del colectivo y desarrollar una nueva conciencia altruista, inclusiva, pero para ello hay que emplear el discernimiento y la observación.

La mayoría de las personas está polarizada en el cuerpo emocional y está en fase de reajuste para poder elevarse a nivel mental y adquirir la autoconciencia. Hasta ahora ha estado centrada en su propia imagen, en su propio cuidado, todavía no ha alcanzado ese grado de ética, conciencia social y percepción del esfuerzo grupal que supone el necesario abandono del individualismo y egoísmo, la arrogancia ha de transformarse en modestia, la soberbia en humildad, aspectos inferiores del signo de Leo.

Todos los que transitamos el camino hacia la luz debemos aprender a controlar las fuerzas exteriores, a encauzar las energías y dirigirlas hacia el corazón. Cuando estas energías se han refinado, es decir, se ha transformado en amor, es cuando llegamos a ser maestros, nos convertimos en el rey de nuestra propia vida.

El verdadero soberano no dirige a los demás, sino que los reconoce y les escucha atentamente. Sabe que la vida es una unidad de opuestos. El cuerpo y el espíritu, la tristeza y la alegría, por ejemplo. Aprende también a observar sus propias reacciones. De esta observación deriva su capacidad de utilizar la mente y empieza a meditar. La meditación es la luz que disipa las tinieblas. Así como el sol envía sus rayos por todas partes, el ser humano puede también descubrir su ser interior y realizar sus capacidades mentales y espirituales más elevadas.

Ahora bien, no podemos centrarnos en nosotros mismos y hacer que todo gire a nuestro alrededor. Debemos fijarnos en los demás, en el grupo, tenerlos en cuenta cuando actuemos, pensemos…

El tú marca el punto de referencia para el yo, señala el límite que no se debe traspasar. Entonces podemos comprender a Leo, pues su opuesto, Acuario, da sentido al Yo soy.

Para que este Yo soy se transforme en Ese soy yo, debemos entrar en nuestro interior, enfrentarnos con nosotros mismos y ver qué

podemos hacer, con qué recursos contamos, qué habilidades tenemos y cuáles son nuestras debilidades, entonces podemos apreciar el progreso.

Ahora bien, debemos apelar a nuestra voluntad, pues se necesita valor y determinación para reconocer lo que estamos haciendo con nuestra vida, hacia donde nos conduce y las implicaciones que tiene en nuestra relación diaria con los demás.

Este plantarnos cara nos lleva directamente a conseguir la colaboración de la bien organizada personalidad. Tenemos que ganar su confianza, llevarla a nuestro terreno, hacerle ver que la colaboración, que el trabajo en equipo beneficia a todos, incluida a ella misma.

Las imposiciones no sirven, hemos de ser pacientes, perseverantes, tolerantes y, con suavidad y un toque de humor, guiarla y entonces mostrará su lado más luminoso y hermoso. Será el mejor aliado con el que podemos contar para llevar adelante nuestro compromiso de colaboración.

A partir de ese momento es cuando comprendemos el alcance del pensamiento simiente de Leo, pues no estamos haciendo valer nuestra autoridad, sino que reconocemos al otro por lo que es y porque en él nos vemos reflejados.

Pepa Barea García. 24 de Julio 2021

 

PLENILUNIO DE CÁNCER· EL SIGNO DE CÁNCER

El símbolo de Cáncer son dos cuencos que forman un círculo abierto. El cuenco superior muestra un movimiento hacia la izquierda, el cuenco inferior muestra un movimiento hacia la derecha. Estas dos fuerzas llevan a las personas de este signo hacia delante y hacia atrás, a avanzar y a retroceder, como un impulso a agarrarse a la seguridad del hogar y el impulso a salir al mundo.

Cáncer pertenece al elemento Agua, el mundo del sentimiento y de las emociones, y a la cruz cardinal, la cruz de la voluntad. El Cangrejo, de movimiento lento, identificado con la morada que lleva a cuestas, vive en la tierra (plano físico) y también en el mar (plano de las emociones).

Cáncer es el signo de la pertenencia a un colectivo, a un grupo o a una familia. Ese sentido de pertenencia le proporciona fuerza, seguridad y un sentimiento de identidad.

El signo de Cáncer está situado en el punto más bajo del zodíaco, el acceso al espacio arquetípico, al del inconsciente colectivo y, como signo de la dependencia del colectivo, es el polo opuesto al estado de conciencia individual que se alcanza en Capricornio, el signo de la individualización. Se nos dice que Cáncer es la puerta por la que el alma pasa a la encarnación, y Capricornio es la puerta a la iniciación para el alma evolucionada. Cáncer nos conecta con los planos de las emociones y deseos, con esas energías que nos llevan a conquistar aquello que desea nuestra personalidad para hacer la vida más gratificante; en la persona evolucionada el deseo se ha transmutado en anhelo del alma, transitando así la polaridad Cáncer-Capricornio, hasta conquistar, como discípulo, las grandes cimas en Capricornio.

Los planetas regentes de Cáncer son la Luna y Neptuno. La Luna rige exotéricamente sobre la personalidad y Neptuno esotéricamente sobre el alma. La Luna, nuestro yo emocional, provoca en la vida cambios frecuentes de afectos, de inquietudes y de comportamiento. Esta inestabilidad les da a los individuos Cáncer un carácter influenciable, con una fuerte necesidad de apoyo y con el anhelo de tener siempre alguien a quien nutrir y cuidar.

Cuando la persona ha evolucionado en conciencia, responde a la voz interna de su intuición representada por Neptuno y se hace sensible a impresiones superiores, expandiendo así su corazón hacia el amor y la solidaridad universales y a asumir tareas pensando no ya tanto en sí mismo y en su clan, sino en servir conscientemente al grupo y a la sociedad.

La carta de este plenilunio nos muestra dos triángulos de ambivalencia, uno formado por la oposición Sol-Luna con Júpiter en el vértice y el otro formado por la oposición Marte-Saturno con la conjunción Mercurio-Nodo Norte en el vértice.

No podemos quedarnos en el mundo de las ambivalencias, nos toca implicarnos y decidir qué clase de sociedad queremos construir para seguir evolucionando como humanidad.

La visión del ideal ha de poder materializarse pensando en el mayor bien para el mayor número y basadas en unas Leyes y Principios de buena voluntad y correctas relaciones.

La oposición Plutón-Venus en el eje Cáncer-Capricornio, es como transitar el camino de la tierra ardiente que como almas tenemos que recorrer hasta alcanzar algún día la iniciación en Capricornio. Y ese camino se recorre día a día, a nivel interno mediante la meditación y a nivel externo mediante el servicio, apoyados por las energías de Neptuno en Piscis, como la expresión más elevada del Amor Universal. Las energías de Voluntad, Inteligencia y Amor están a nuestra disposición en este aspecto de la carta.

Se dice que cada gota de agua es en sí misma una vida diminuta, cumpliendo su función y ejecutando su ciclo. Seamos como gotas de agua y cumplamos también nuestro propósito de vida, aquel que nuestra alma eligió al encarnar.

Lola Martínez. 24 de Junio 2021

REUNIÓN DE MEDITACIÓN LUNA LLENA DE CÁNCER

“Construyo una casa iluminada y en ella habito.”

Cada signo condensa en dos pensamientos la misión que todas las personas tenemos que desarrollar.

Por un lado, se nos dice: “Que rija el aislamiento y no obstante, la multitud exista”. Este aislamiento lo observamos tanto a nivel individual como grupal (naciones, organizaciones varias, partidos políticos…) Como que cada cual está en su “casa”, quiere vivir, no tener mayores problemas y no contaminarse, como sucede en la actualidad.

Probablemente esta forma de vivir fue útil en tiempos pasados, pero ahora se nos pide dar un paso adelante y buscar nuevas formas de colaboración, de interrelación, de participación, de hacer algo en bien de los demás, pues si no lo hacemos nosotros, la humanidad, nadie vendrá para hacerlo en nuestro lugar.

Cáncer representa el hogar, al que volvemos después de una dura jornada. Todos somos unidades aisladas, independientes, pero nos gusta vivir en comunidad, ya sea en familia, en una asociación, en una entidad cultural, por citar algunos ejemplos. Todos somos diferentes, no hay dos personas iguales, pero es innegable el hecho de que estamos vinculados a través de una trama de relaciones cada vez más compleja.

Empezamos por trascender la actitud instintiva de responder a los impulsos físicos y emocionales, es decir, la casa que lleva a cuestas el cangrejo, símbolo de este signo, en la que atesora todas sus pertenencias y en la que se cobija cuando no confía en los demás, ha de dejarse atrás, salir del caparazón, de la zona de confort. El cangrejo vive en la tierra y en el mar. Las personas debemos aprender a controlar nuestro cuerpo físico y nuestras emociones y deseos, conducirlos bajo la dirección de una mente sensata, con sentido común y responsabilidad.

Es a partir de estos reconocimientos, de esta nueva actitud hacia nosotros y hacia los demás, que va tomando forma el pensamiento simiente visto desde el punto de vista del alma:

“Construyo una casa iluminada y en ella habito.” Comenzamos a construir una nueva casa, compuesta de tres plantas. En la primera vive el cuerpo físico, la segunda está habitada por el cuerpo emocional y la tercera la ocupa la mente. Cada planta tiene su propia luz, que ilumina a las otras y a la vez, la mezcla de todas ellas trasciende los límites de la casa y se irradia a su alrededor.

Entonces, ¿cómo es nuestra casa? ¿Está a oscuras o, por el contrario, la luz la ilumina? Si está en penumbra nadie se acercará, pasarán de largo, en cambio, si está iluminada, las personas la verán desde lejos y se acercarán, les indicará el camino, ya no se sentirán solos, servirá de punto de apoyo, ofrecerá descanso y dará calor a los que se aproximen.

El planeta y la humanidad necesitan la iluminación de la comprensión, la colaboración, la tolerancia y, como se recoge en una de las estrofas del poema “Y uno aprende” de Jorge Luís Borges, nos sugiere que debemos empezar a construir ya:

… y uno aprende a construir

Todos sus caminos en el hoy,

Porque el terreno de mañana

es demasiado inseguro para planes…

Pepa Barea. 24 de Junio 2021

PLENILUNIO DE GÉMINIS · EL SIGNO DE GÉMINIS

El glifo de Géminis son dos columnas o líneas verticales paralelas unidas arriba y abajo por dos cuencos. También es una simplificación de las figuras mitológicas de Cástor y Pólux, los gemelos. Pólux, hijo de Zeus, es de origen celeste y por lo tanto inmortal, mientras que Cástor, hijo de Tindareo, es de origen terrestre y por lo tanto mortal, representando el alma y la personalidad o la parte objetiva y la parte subjetiva en el ser humano.

Géminis es un signo dual que pertenece al elemento aire y a la cruz mutable. Como signo de aire tiene que ver con el plano mental y esa dualidad se manifiesta como duda o incapacidad para decidirse en una dirección. La duda es inherente a Géminis y el impulso de buscar tiene más importancia, en ocasiones, que encontrar. Tiene una necesidad urgente de inmediatez. Esto hace de él un ser voluble, inseguro, crítico y escéptico, capaz de empezar muchas cosas, pero no acabar ninguna, dejando así abierta la posibilidad de cambiar de rumbo.

El Géminis evolucionado hace un correcto uso de su capacidad reflexiva y de un discernimiento que lo lleva a la búsqueda de significado, le da una correcta dirección y orientación internas, una meta y un propósito a llevar a cabo, integrando así las cualidades de su signo opuesto, Sagitario, donde todo se eleva a la mente superior para una reflexión más profunda.

Los regentes de Géminis: Mercurio-Venus

Mercurio es el regente exotérico de Géminis, es el mediador entre lo de arriba y lo de abajo, entre la mente concreta y la mente abstracta.

Mercurio como regente de Géminis, tiene que ver con la palabra y la comunicación, que puede convertirse en una simple verborrea superficial e inútil, de chismes y rumores cuando surgen de la mente inferior, o una gran capacidad de transmitir los pensamientos sin distorsión cuando surgen de una mente superior. El Maestro DK nos dice que «El factor más poderoso en el control del habla es un corazón amoroso”. Quizás sea esa la razón de que Venus rija en el plano del alma, ya que, como regente esotérico, le otorga a Géminis un sentido de los valores y esa cualidad unificadora, que es amor inteligente. Venus también reúne a los pares de opuestos en el plano mental, creando armonía, belleza y sabiduría

Para este plenilunio vemos un triángulo de rendimiento formado por la oposición Sol-Nodo a la Luna y cuadratura a Júpiter, que recibe el impacto de la oposición; el desarrollo de la autoconciencia es un trabajo interno y externo, que se da también en el intercambio de ideas y compartiendo nuestros conocimientos y vivencias con los demás.

Mercurio y Venus, los dos regentes de Géminis, están unidos por una bonita conjunción en el signo de su regencia. Cuando la mente y el corazón van de la mano, el resultado son las correctas relaciones: correctos pensamientos y correctas palabras, lo que llevará a la acción correcta de Marte, porque cuando Marte funciona en sintonía con el plan de la mente, hay armonía; sumado a la empatía de Neptuno en Piscis. Sabemos que la influencia de Neptuno en Piscis puede crear mucha confusión, pero también nos acerca a una comprensión intuitiva de las realidades espirituales.

Vemos también una cuadratura entre Saturno y Urano. Las nuevas ideas y avances que trae Urano pueden materializarse con la ayuda de Saturno. Sentido de la responsabilidad grupal y social sin renunciar a la libertad individual.

Lola Martínez. 26 de Mayo 2021

REUNIÓN DE MEDITACIÓN· LUNA LLENA DE GÉMINIS

“Reconozco mi otro yo, y en el menguar de ese yo, crezco y resplandezco”
“Que la inestabilidad haga su trabajo”

En el trabajo que realiza Hércules en este signo, el Maestro le dice las siguientes palabras: “Aprende a vivir” y a mí, por un lado, me resulta sorprendente cómo esta afirmación guarda una profunda relación con los pensamientos simientes de Géminis y, por otro, la tarea que tenemos que hacer todos nosotros.

El Festival de la Humanidad nos recuerda la buena voluntad innata de los seres humanos, esa profunda aspiración de llegar a expresar las correctas relaciones para que la vida en la tierra sea más pacífica, generosa y acogedora.

Este anhelo se ve reflejado en el Artículo 1º de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.”

Se dice que los derechos humanos son garantías esenciales para que podamos vivir como personas. Sin ellos no podemos cultivar ni ejercer plenamente nuestras cualidades, inteligencia, talento y espiritualidad.

Establece que todos nacemos libres e iguales en dignidad y derecho a la vida, a tener libertad de expresión, a no ser esclavizados, a fundar una familia, a tener un trabajo digno y a un salario justo.

Pero vemos en nuestro entorno más cercano y en todo el planeta que esta premisa no se cumple. El mundo se encuentra en un punto crítico. Estamos presenciando el nivel más alto de sufrimiento humano desde la segunda guerra mundial.

En mayo de 2016 se celebró en Estambul la Cumbre Humanitaria Mundial y, entre otros puntos, destacan los siguientes:

-No dejar nadie atrás.

-Trabajar de manera diferente para poner fin a las necesidades.

-Invertir en humanidad.

Merece mención especial el último punto: invertir en humanidad.

Existe una humanidad, por ella corre la misma sangre, capacidades, objetivos, ilusiones, sentimientos, aspiraciones. La diferencia estriba en el cómo se lleguen a desarrollar y utilizar las habilidades, objetivos, intuiciones. Este desarrollo es individual, lo lleva a cabo cada persona y el resultado es fruto de su esfuerzo. Pero este logro revierte en la comunidad, en su medio ambiente y por extensión el éxito particular lo es, también, de toda la humanidad. Así, poco a poco, ciudadano a ciudadano, con empeño, tesón, paciencia, el grupo avanza con paso firme y el triunfo es mérito de todos, pero la realidad de esta hermandad ha de venir de la mano de las correctas relaciones entre los seres humanos y con la naturaleza.

Parece que sea un sueño, una utopía, pero la camaradería, el compañerismo, la colaboración espontánea y genuina de los ciudadanos están dando respuesta a la necesidad que surge en estos momentos.

En este periodo de pandemia mundial hemos experimentado un vertiginoso cambio en la forma de vivir, de relacionarnos, que ha puesto y continúa poniendo a prueba nuestros recursos, habilidades e ingenio.

La inestabilidad nos zarandea, nos lleva de un punto a otro, a tropezar, a dudar, a buscar nuevas formas de hacer, a renunciar y hacer sacrificios.

Los periodos de inestabilidad facilitan cambios y experiencias para aprender a desenvolvernos, a crecer como personas orientadas hacia la luz y la divinidad, si estamos dispuestos a esforzarnos para llevar adelante la tarea.

Desde el instante en que nos comprometemos a buscar soluciones, a encontrar puntos en común, nos vamos fijando en los demás y vamos reconociéndolos y apreciando la luz que brilla en sus corazones. Entonces estamos aprendiendo a vivir, porque compartimos, ponemos en común lo que somos, lo que tenemos y es por medio de esa interacción que volvemos a reemprender nuestro camino un poco más generosos, más alegres, y más sabios.

Es precisamente en el reconocimiento de que estamos dotados de conciencia, que podemos comenzar a tratar con dignidad, con respeto, con espíritu de buena voluntad, a nuestros compañeros de viaje, nuestros hermanos. Entonces emergerá, sin lugar a dudas, una visión del nuevo mundo que todos queremos. Un mundo sostenido por los valores de la colaboración grupal, el compartir inteligente y el amor incondicional hacia toda la humanidad y reinos de la naturaleza.

Pepa Barea. 26 de Mayo 2021

Añade aquí tu texto de cabecera