"Yo soy Eso y Eso soy yo"

» Antes que el alma pueda ver, debe lograrse armonia
interna, y los ojos de la carne deben estar ciegos a toda ilusión.
 «Antes de que el alma pueda oir, la imagen ( del ser humano)
 debe estar sorda a los rugidos y a los murmullos, a los bramidos de los
elefantes y a argentivos zumbidos de la dorada luciérnaga.
    «Antes de que el alma pueda comprender y recordad, debe unirse
a aquel que habla en silencio, así como la mente del alfarero se une
primero a la forma que le dará sentido a la arcilla.
Entonces el alma oirá y recordará.
Y entonces hablará la Voz del Silencio al oido interno».
 LA VOZ DEL SILENCIO. H.P.B.  del libro «La Luz del Alma su ciencia y efecto». A. A. Bailey

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *