CURSO On-Line DE FORMACIÓN EN MEDITACIÓN CREATIVA

La humanidad sigue la Ley de los Ciclos y  según se nos dice, en estos momentos nos encontramos en una época de transición entre la Era de Piscis y la Era de Acuario.

Esto implica un cambio importante en el vivir humano, un nuevo paradigma y una nueva civilización que exige una adaptación a los cambios que se puedan producir, y un saber creativo para ir conformando ese nuevo cuadro en el que nos tenemos que desarrollar.

 

Somos mucho más que nuestra personalidad, tenemos alma y espíritu.

                                               Tres cosas nos pueden ayudar a afrontar esta nueva Era:

  • La idea de Grupo: asumir que ya no estamos en un momento en que lo que predomine sea la idea de «yo», sino de «nosotros». El trabajo en grupo, los proyectos en grupo, y el objetivo común que implique «el mayor bien para el mayor número», será la nota predominante.

  • La Creatividad: en todos los campos de la vida, el ser humano está desarrollando su capacidad creativa. Es prioritario que esta capacidad creativa se ponga al servicio del bien común.

  • La Meditación: a través de ella establecemos contacto con nuestro ser interior. La Meditación es la mejor herramienta que puede tener el ser humano. Le permite entrenar y expandir su capacidad mental, serenar su cuerpo emocional, y fortalecer y equilibrar las funciones de su cuerpo físico. En general, la mente de los seres humanos es dispersa; suele estar en el pasado o en el futuro, pero rara vez está consciente en el presente. Cuando conseguimos estar en el aquí y ahora, cuando ponemos consciencia en lo que pensamos y en lo que hacemos, nos convertimos en amos de nosotros mismos, de nuestra personalidad, y podemos tomar las riendas de nuestra vida.

 El Curso de Formación en Meditación Creativa Grupal nos ofrece:

  • Formar parte de un grupo internacional de meditación

  • Un entrenamiento mental para ir controlando una mente dispersa y no entrenada. Dominar nuestra mente nos permite dirigir conscientemente nuestras vidas.

  • Crear, a través de la meditación, pensamientos en beneficio de todos los seres humanos, siguiendo la máxima esotérica de que «la energía sigue al pensamiento».